veobrand

Yo,verde

 


Proyecto integral de marca. Creación de concepto, naming, diseño de imagen de marca y packaging.

Fotografía de producto: Balta

El aceite de oliva es delicioso, perfecto para un aderezo de ensalada o para cocinar tu comida favorita, pero también es bueno para ti. La estrategia estaba fundamentada en acercar este aceite a los consumidores más jovenes preocupados por la salud e intentar conectar con ellos a través de una propuesta diferente y juvenil y que al mismo tiempo tuviese una reconocible personalidad.

 
El principal atractivo del producto es su color verde brillante e intenso y sus múltiples beneficios para la salud, por eso nos centramos en que el envase, el nombre y la marca fuesen un todo que trasmitiesen esas cualidades. La idea era que el diseño tenía que recordar a los botes clásicos de medicamentos. Buscamos formas suaves y redondas, un diseño gráfico limpio y sencillo pero poderoso para resaltar el concepto. El tintado en blanco mate y la forma de la botella, facilita la compresión. Planteamos un diseño alejado de los códigos visuales característicos de la mayoría de marcas de aceite, como el dorado o de tópicos como la elegancia.
 
Otro elemento esencial fue la creación del naming que tiene como objetivo transmitir la principal característica del aceite recolectado de aceitunas verdes obteniendo de este fruto un color verde intenso. 
La solución gráfica para la marca fue crear un corazón pixelado formando una V central en verde luminoso. 
En definitiva, es una solución de diseño que busca trasmitir salud y modernidad consiguiendo un producto con personalidad acorde con el lenguaje de diseño empleado.

Vinos La Colección

Vinos La Colección

Diseño de packaging.
En esta ocasión este vino se ha vestido con unos diseños inspirados en las pinturas de kandinksy. Abstrayendo la naturaleza con la fuerza del símbolo, la obra gráfica cede el protagonismo a la mezcla de formas y colores para evocar un entorno natural y que te sumerge por un instante en los paisajes abstractos que reflejan lugares llenos de alegría y vída. La sensibilidad estética del diseño incrementa la personalidad de los vinos.

“Camina con diligencia observando con atención todo a tu paso sin condenar ni justificar, sin poner etiquetas, libre de todo esfuerzo por poseer dejando atrás lo viejo y abrazando lo nuevo”.