Beneficios del diseño de marca

 

El principal objetivo de toda empresa con pretensiones de convertirse en una marca relevante y reconocible, debería ser diferenciarse de la competencia estudiando sus puntos fuertes y poniéndolos en valor junto con una propuesta de imagen que conecte con las audiencias a las que nos dirigimos.

A veces las marcas empieza a proponer multitud de productos pensando que así ampliaran mercado y generarán más ventas, pero lo que consiguen es justo lo contrario, ya que provocan que su imagen se colapse, se solapen productos entre sí, eclipsando unos a otros generando un galimatías que solo crea confusión. Además esto provocará que el consumidor los perciba como iguales ya que todos generan el mismo ruido y ninguno destaca. Para que nuestro esfuerzo por diferenciarlos no sea inútil, lo ideal es generar una coherencia visual que aporte una personalidad diferente a cada uno de ellos y una propuesta gráfica distinta para el tipo de mercado al que nos dirigimos. Pero ojo, no basta con hacer cambios superficiales y estéticos aleatoriamente, sino que hay que tener claro qué queremos transmitir y a partir de elaborar la estrategia adecuada empezar a trabajar la estética. Hay una tendencia a forzar los diseños hacia una corriente estética que sea atractiva, rozando lo cursi provocando a veces el efecto contrario al deseado ya que nuestro producto puede asociarse con un elevado precio y quizá esa estrategia no nos interese. Cada producto deberá tener una estrategia diferente, un aceite de gran consumo no es lo mismo que un premium, un vino no es lo mismo que un detergente, por lo tanto la comunicación del packaging tiene que cumplir una función y construir el mensaje entorno a los valores que queremos comunicar. Cuanto mejor afines con este mensaje provocarás que el receptor asocie tu marca con lo que deseas y ocuparás un lugar en su mente y en su corazón.

 

En resumen podemos destacar los siguientes beneficios para el diseño de marca:

– Mejorar el aspecto de la marca o producto.

– Personalidad propia

– Crear valor añadido

– Conectar con tus audiencias

– Crear diferencias con la competencia

– Evitar solapar productos con cualidades parecidas.